miércoles, marzo 29, 2006

Un día en la universidad de la vida

Dentro del hackivismo nos encontramos a los pankahackers y su "a la puta calle" dirigido sobre todo a universitarios que solucionan el mundo pintándolo de colores. Este sal a la calle y aprende recomendado por el Pelanas nunca viene mal.

Depués de varios meses por fin he conseguido que los de reparaciones de la inmobiliara de mi piso se pasen a tapar grietas. Por suerte me han tocado dos tíos simpáticos que no me cansaba de escuchar a pesar de no darme créditos de libre configuración. En un rato eran las personas no universitarias que me hablan de lo indignante que es tener a hijos con un título que les vale por 800 euros al mes. ¡Mierda!, ya ni mileuristas podemos llamarnos.

Menos mal que los patriotas se preocupan de buscar las causas de esta indignate situación. Para colmo el capitán cavernicola va a Córdoba este fin de semana.

domingo, marzo 26, 2006

Investigación y maravillas en el MIT

El Instituto de Tecnología de Massachusetts es prácticamente la punta investigadora mundial en tecnología. Conocí a una de sus ex-investigadoras en el CEDI 2005, que, por cierto, es de Alicante. La idea es la contraria a la española: retener a los mejores investigadores y darles al instante cualquier material que necesiten para investigar. Así salen cosas impresionantes como esta brocha, la pantalla mágica y otros cacharros alucinantes que hacen divertida la investigación puntera. Encended altavoces:

miércoles, marzo 08, 2006

Supervivientes del sistema educativo

Empieza el cuatrimestre y con él los propósitos nuevos: los que no salen dicen que saldrán, los que no estudian dicen que estudiarán y los que no follan no dicen nada, y siguen estudiando. Sospecha de todos, ellos pueden traicionarte en cualquier momento y sacar mejores notas o, lo que es peor, ser más pelotas que tú.

Pues no que llevamos un tiempo planteándonos de qué nos sirve el título al salir y qué sentido tiene lo que estudiamos. ¿quién nos quiere?¿nos quiere la sociedad (o una parte)?¿Nos quieren y no hay para todos?¿La vocación se pierde frente a ordenar las carreras por éxito? En este eterno debate (sobre el sexo de los ángeles) que es la educación en la universidad y cómo debe enfocarse nos pilló un profesor de gran relevancia política: no sois ingenieros ni licenciados, sois supervivientes del sistema educativo y, hasta ahora, vuestra única especialización es que sabéis estudiar mejor que nadie. Fulminante pero cierto.


martes, marzo 07, 2006

Las consecuencias de la casualidad

Pues no que las cosas que pasan. Resulta que el viernes un amigo organizó un perol (barbacoa en cordobés). Al terminar fuimos a La Mode, un sitio de música variada. Esta noche estaban por el Accid Jazz y sus variantes. Como siempre que voy, al día siguiente me da por retomar el accid jazz buceando por alguna red p2p. Si no estuviera de vacaciones, no me habría parado a leer los comentarios que pone la gente que compartía. Ahí me he quedado el lado al descubrir un nuevo acto de Silvio Berlusconni.

Parece ser que el equivalente italiano a Bowling for Columbine, Citizen Berlusconi, ya se está topando con censura dentro de Europa, en concreto en el Festival de Cine Documental Europeo de Oslo. Lo currioso de la censura es que, si no se hace bien, se acaba llamando más la atención. La censura da morbo, más la de sexo y drogas que la de política. ¿Quién no ha visto a nadie presumir de tener la versión sin censura de tal película o videoclip? Yo al menos, intentaré conseguirlo.

Con Franco, no pasaba esto

Esta mañana entrevistaban en la Cadena Ser a un conocido periodista que durante la dictadura logró sacar con esfuerzo un diario de sucesos que se centraba, sobre todo, en Madrid. Llegó a vender en toda España 400.000 ejemplares.

Pese a ser falangista y haber combatido en el bando Nacional, hablaba del absurdo de la censura, de cómo tenían que cambiar palabras como “desnudo” en frases como “el cuerpo apareció semi-desnudo”. A parte de esta censura, aplicable a todo texto de la época, me llamaron más la atención dos cosas. Para abrir el periódico tuvo en la época era necesario rellenar un formulario en el que se resaltase qué utilidad tendría este para el Estado Español. El hombre se las tuvo que ingeniar, aunque reconoce no haberle costado demasiado. En segundo lugar, está algo más interesante: sólo le permitían publicar un suceso de asesinato por semana. Vaya, de golpe recordé la frase de un profesor del instituto: con Franco había más seguridad en las calles. No negaré que la violencia es algo que va a más por una ristra de factores casi interminable, pero la pregunta que queda es si había más seguridad, o no se veía la inseguridad.

Ala, a pensar un rato en lo que pasa y no te das cuenta, o en lo que no pasa, pero da más que hablar que lo real (1, 2, 3).