domingo, diciembre 10, 2006

Yeah!

Estoy agobiado, no tengo tiempo, pero desde hace años he colaborado con AI para ver en el banquillo a Pinochet, pero al final se ha medio escapado:
Muere el dictador chileno Augusto Pinochet


Normalmente no me alegro de que muera gente, salvo de terroristas de carretera, pero mira, seguro que algún chileno lo celebra, al menos yo lo haría. Púdrete en el infierno: asesino.

7 comentarios:

Luis dijo...

De su muerte, sólo podemos lamentar que haya sido natural y que no hubiera sido sometido a proceso judicial. La verdad sobre la represión y la justicia para el pueblo chileno siguen secuestradas.

Gracias a la masacre de trabajadores y estudiantes organizados, patrocinada por el gobierno golpista de Pinochet, Chile se convirtió en el primer "laboratorio neoliberal" de América Latina. Aniquilada la resistencia, las multinacionales pudieron entrar omo Pedro por su casa. Los resultados están a ojos vista: treinta años después de la caída de Allende, Chile es un estercolero social de grandes avenidas y chabolas, clínicas privadas y salarios de miseria.

Recomiendo a quienes puedan que se bajen y vean el documental "La Batalla de Chile", de Patricio Guzmán. Compuesto de tres partes, fue rodado in situ durante el desarrollo del proyecto socialista popular en Chile y disecciona con acierto la trama de EEUU (vía CIA), en asociación con la burguesía financiera internacional y las clases de terratenientes e industriales, para destruir el proceso social que se había abierto.

Fran dijo...

¡Descorchemos el champan!Eso, una pena que no haya muerto en la cárcel.

El Cerrajero dijo...

Un dictador menos, ahora sólo falta que saquen de la nevera a Fidel Castro y declaren oficialmente su muerte.

Luis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luis dijo...

Eso. Así viviremos en el feliz mundo de la piruleta donde sólo mandarán los dictadores de clase europeos (Merkel, Chirac, Blair o Zapatero) y los norteamericanos (Clinton o Bush).

Y Cuba será una feliz dictadura a imagen y semejanza de su dios en Occidente, como lo son de hecho los estados arrodillados por el "libre comercio" de México, Colombia, Panamá, Honduras o Chile. La libertad de alienación y consumo volará de la ciudad al campo y del campo a la ciudad, y todos los cubanos tendrán un coche en su puerta de casita unifamiliar, comprarán en wall-mart y beberán coca-cola.

Oh, sí, acabemos con la "sangrienta dictadura castrista" (que no participa de invasiones militares ni cuenta en su haber con ni una sola ejecución extrajudicial).

¡Feliz 1984!

Luis dijo...

Documental íntegro
La batalla de Chile I - La insurrección de la burguesía

www.rebelion.org/noticia.php?id=42921

Anónimo dijo...

Desde el grupo universitario de Amnistia Internacional de Granada te animamos a unirte a nosotros!!Necesitamos gente como tú, o bueno, gente... ;-)