miércoles, mayo 02, 2007

El PSOE, la CRUE y la reserva de butacas

Llevamos unos meses asistiendo a muchos debates interesantes que caen en saco roto con tanta noticia de terrorismo. La caza de brujas funciona, y el PP y PSOE nos tienen entretenidos con su baile de marionetas.

Hace pocos días se ha aprobado sin ningún tipo de traba la reforma de la LOU. El voto el PP en contra estaba justificado, pues no van a votar contra de su texto. En 2002 el revuelo mediático y universitario fue increíble. En 2007 nadie se ha enterado, pues el rebaño de rectores estaba bien calladito. Si nos vamos, por ejemplo, al especial de El Mundo (La LOU refuerza a las comunidades) vemos con tristeza como aparece una vez la palabra "estudiantes" en la noticia. Ni un cambio en las medidas fascistas del PP que redujeron el número de representantes en todos los niveles, salvo el alto profesorado. Ni un comentario de la CRUE ante esto, ¿por qué?

La CRUE y el PSOE forman una simbiosis interesante. La CRUE necesita al PSOE, y el PSOE necesita a la CRUE.

Lo primero sucede por el hecho de que pocos rectores quieren volver al coñazo de ser profesor tras 4 u 8 años de rector, sin contar temporadas de vicerrectores anteriores. Asegurarse una butaca calentita en cualquier ministerio (como asesor, subdirector, director general, secretario de estado, ministro...) es imprescindible, y sin adular al Gobierno no se consigue, a no ser que de verdad seas un tío competente. Es por esto, que aunque la reforma de la LOU no sirva para mucho, los rectores están contentos, y no van a montar al PSOE ningún numerito. El PSOE, a su vez, necesita la aprobación de su política universitaria desde los representantes oficiales - muy lejos de ser los reales - de la comunidad universitaria.

Ahora pasemos a las sorpresas agradables. Leía el otro día en El País un artículo metiendo caña al Gobierno (si si, en El País) en relación a la de puntos pendientes que ZP prometió y que ha dejado como el PP los trajo al mundo. Es interesante ver la variedad de autores. Cito de La reforma de la LOU, otra oportunidad perdida:
Así, la reforma de la LOU suprime determinadas agresiones contra la autonomía universitaria, devolviendo al Consejo de Gobierno funciones que el PP había asignado a unos Consejos Sociales controlados desde el poder político. Pero mantiene el elitismo en la representación del profesorado, con la exigencia de que la mayoría del claustro sean "funcionarios doctores de los cuerpos docentes universitarios", sin garantizar ningún mínimo de representación para el resto del profesorado, estudiantado y personal de administración y servicios, manteniendo así la discriminación de estos sectores impuesta por el PP y que nos retrotraía a prácticas del franquismo, con el propósito aparente de primar a los sectores supuestamente más conservadores.

Y, como guinda, la prueba del delito.



No hay comentarios: