jueves, junio 14, 2007

A deslegitimizar toca

Después de semanas leyendo el planeta de la Cordobapedia observo que hay varios blogs que muestran su enfado con que el PP no gobierne en Córdoba. Dos frases en Hoy para mañana... me hacer detectar, a lo mejor me equivoco, algo de odio y lo de siempre: tratar de deslegitimizar a lo que no sea la derecha. El viejo discurso que se mantiene en contenido y varía su forma desde hace décadas. El etiquetado como "mercadeo" de la noticia también tiene connotaciones semánticas.
los votantes la mayoría casi absoluta del PP en Córdoba, aunque al parecer no vaya a tener ningún efecto
...

Total, al final hemos ido para hacer bulto y mostrar que no les puede salir gratis a las mal llamadas fuerzas de progreso el pacto legal aunque poco legítimo.
Agotada la teoría de la conspiración durante el juicio del 11M, el Estatut catalán tras la aprobación de otros similares con apoyo del PP y finalizada la acusación de entrega de España a ETA, ahora la deslegitimación pasa a los gobiernos locales de pactos, cuestionando implícitamente el sistema electoral que tenemos.

En el caso de Córdoba, el PP no ha ganado muchos votos, más bien ha salido ganando de la abstención de votantes de la izquierda, una izquierda que tiene muchas diferencias en qué debe ser Córdoba. Un ejemplo que pocos jóvenes relacionan con su voto: si el PP vuelve a gobernar, la Casa de la Juventud y los centros cívicos volverán a desaparecer, como pasó hace años. Talleres, actividades y servicios a la juventud fulminados por completo. No creo que esto esté en el programa ni de PSOE ni de IU, ni tampoco en el resto de partidos PA, Verdes y demás, dado el discurso de sus candidatos. Lástima que cuando pasan estas cosas la gente sólo concluya: "la han quitao" y al reaparecer "la han puesto".

¿No legítimo?
legítimo, ma.

(Del lat. legitĭmus).

1. adj. Conforme a las leyes.

2. adj. lícito (justo).

3. adj. Cierto, genuino y verdadero en cualquier línea.


En nuestro sistema electoral se votan listas y no candidatos. Los elegidos votarán a un candidato a alcalde. ¿Cómo ganará una minoría esta votación? Y aunque se eligiera al más votado, ¿cómo va a funcionar un ayuntamiento que perdería todas las votaciones desde poner un semáforo en una calle a aprobar los presupuestos? Ateniéndonos a que legítimo equivale a justo, ¿por qué es injusto? Está demostrado que los gobiernos de pactos aportan una heterogeneidad muy sana y les quita humos a alcaldes que piensan que lo tienen fácil para seguir ahí.

El sistema es así y a mi me contenta porque gracias a eso permite a las minorías acceder a parte del poder y reflejar así el porcentaje de población que les apoya. ¿Queremos dar más fuerza (aún) al bipartidismo?

Ya veo por dónde vais y los 4 años que nos esperan de continuas proclamaciones de la invalidez de los gobernantes.

Curioso es que tanto el escritor, como algunos de los que comentan, se apresuran a desmarcarse del PP, aunque asistieran al acto del PP y supieran de primera mano de qué iba. Menudo desmarque. Yo no me desmarco, voté a los Verdes.

7 comentarios:

Duarte dijo...

Entre uno de los argumentos más socorridos de la derecha social para manifestar su contrariedad y oposición a cualquier pacto psoe-iu, nos dicen que es un "hurto de la democracia" y una "traición al mandato de la ciudadanía".

Pues ante esto se puede contestar tres cosas:

1. Que es imposible en el sistema electoral demoliberal interpretar la intención REAL del voto de la ciudadanía: el voto no es "a la carta", es sólo un voto y el votante no expresa su lista de prioridades o intenciones en él. Luego lo primero que habría que cuestionar es el aparente proceso democrático, que consiste en la selección de una papeleta cada cuatro años.

2. Que iu, al menos hasta hace pocos años, tenía una política muy clara en torno a las alianzas: que éstas se elaboraban en torno al cumplimiento de su programa, es decir, sobre los puntos de coincidencia que iu tuviera con el psoe u otras fuerzas políticas, y no simplemente para gobernar. Luego si iu respetaba su programa original y se valía del psoe para hacerlo cumplir sobre los puntos de acuerdo entre ambas organizaciones, no se podía hablar en ningún momento de "hurto a la democracia" ni de traición al mandato de la ciudadanía, pues ésta se cumplía.

3. Que lo que sí se puede afirmar es que ni iu ni psoe traicionan el mandato de sus electores, que son MAYORÍA, porque si hay algo que distingue al elector-tipo del psoe y de iu es que bajo ningún concepto quiere que gobierne el pp.

Esto no quiere decir que los votantes del psoe e iu acepten un pacto entre sus fuerzas políticas a cualquier precio. Para ello, véase el punto 2, que era garantía necesaria y quizá suficiente para hacer valer el mandato.

Personalmente, estoy en contra de este pacto para Córdoba porque, como votante de iu, no observo que la alianza entre psoe e iu se esté preparando en base al punto 2, sino simplemente para lograr una alcaldía. Así, no me interesa ningún pacto, ya que mis intereses no son respetados.

kism dijo...

Lo primero: ya que acudes a la RAE, busca "legitimizar" y verás que no aparece. Es "legitimar" y "deslegitimar".

Lo segundo: yo creo que el sistema te contenta porque te gusta que no gane el PP. Igual que descontenta al PP de Córdoba porque no gobierna.
El PP de Córdoba invoca que ha sido la lista más votada porque le conviene, al igual que en Chiclana (mi ciudad) de eso ni se acuerda, y sin embargo el PSOE se agarra a ese argumento para querer gobernar. Igual que en Canarias. Y al contrario que en Navarra. Y... podemos seguir lo que quieras, pero vamos, que en todos sitios cuecen habas.
Hombre, está claro que el sistema es imperfecto. Que UM vaya a tener casi la mitad del poder en Baleares con un 6% de votos es de cachondeo, lo mires por donde lo mires. O los típicos pueblos donde el partido bisagra consigue un concejal y pone como condición para el pacto la Alcaldía. Eso es cachondeo, eso no puede ser, y por algún lado hay que echarle mano a eso. ¿Que gobierne la lista más votada? Tampoco creo que sea la solución, pero a lo mejor mejoraba algo, no sé...

Tercero: no conozco el caso de Córdoba, pero dudo mucho que en el programa electoral del PP ponga un punto "Cerrar la Casa de la Juventud". Me chocaría mucho.

Duarte dijo...

No, no cierran la Casa de la Juventud, sólo cierran sus órganos locales asociados (como el consejo local de la juventud) y restringen su financiación. Ídem para el entramado de centros cívicos. Y la misma lógica para los colectivos sociales que han salido -parcialmente- beneficiados en anteriores gobiernos de iu, lo que ha repercutido en la vitalización democrática de la ciudad.

Casi nada.

Y es que lo que el pp entiende en Córdoba por vitalidad democrática es acudir a las manifestaciones de los Peones Negros (¿camisas pardas?) y ofrecer al empresariado exógeno "mejores condiciones" para instalar sus empresas, a saber, suelo público a bajo coste (para seguir construyendo) y trabajadores mal pagados. Modelo que, por otro lado, creía yo que ya estaba bastante explotado por el empresariado endógeno (Rafael Gómez, CajaSur).

Lord Taran dijo...

Pena que nuestros votos a los verdes no conllevaran representación en el ayuntamiento :(

Albiac dijo...

Encantado de saludarte tocayo.

Me preocupa el análisis tan superficial que realizas sobre los conceptos de legalidad y legitimidad. Con esa ligereza haces un excelente favor a los totalitarismos alemán, italiano e incluso al español, porque aplicaron el Estado de Derecho según la inspiración Hegeliana, como Estado de leyes, olvidando la otra vertiente Kantiana que contempla más los valores, principios y derechos fundamentales.

Que España esté legislada según la dualidad legalidad-legitimidad, no quiere decir que siempre se cumpla, generalmente por la intromisión de los intereses partidarios.

Por otro lado, a nadie le deberían doler prendas en criticar el actual sistema electoral según el cual hay votos que valen mucho más que otros según la circunscripción en que lo deposites, otra cosa sería darle vueltas a si es preferible o no... en fin.

Por cierto, respecto a los desmarques que inventas: todavía no sé si llegué a votar al PP o no, porque voté por correo desde Inglaterra y no me han devuelto la pasta... no tengo que desmarcarme de nada porque no tengo nada que ver con el PP, lo voto y con eso ya tengo suficiente penitencia; de ahí que no llegue al masoquismo de escuchar a 7 u 8 tipos con Gallardón o Arenas incluídos.

Colega, encantado de discrepar contigo.

Un abrazo.

joserayab dijo...

Pues yo no voy a entrar en ningún debate político que para eso ya tengo demasiaos con mis colegas. Pero lo cierto es que la situación en Córdoba es bastante peculiar. Puede que la gente que sea, globalmente hablando, de izquierdas sea superior en tanto por ciento a la que es de derechas, pero por haber dos partidos de izquierdas el poder de los votos se reparte entre ambas formaciones. Si a eso añadimos que los de izquierdas son más "perros" a la hora de ir a votar, nos encontramos con que el PP llega a ser el partido más votado en la capital, pero no es la principal opción de la mayoría de cordobeses.

Por ejemplo: yo voté al PSOE por desacuerdos con algunas de las actuaciones de IU (a los que sí voté en la anterior ocasión), y quería que esta legislatura los socialistas tuvieran más capacidad de poder, o no perdieran más de la que ya han perdido en el pasado, pero también quería que la alcaldesa fuera y sea Rosa Aguilar, que para algo ha hecho una gran labor por Córdoba y los cordobeses. Así que yo voté a un partido pero con la esperanza de que a la hora de votar a alcalde esos concejales permitiesen que hubiese gobierno de izquierdas en la ciudad. No sé por qué tanto revuelo.

Saludos a todos los paisanos y a los no paisanos también

Javi dijo...

Albiac dijo...

@Por otro lado, a nadie le deberían doler prendas en criticar el actual sistema electoral según el cual hay votos que valen mucho más que otros según la circunscripción en que lo deposites, otra cosa sería darle vueltas a si es preferible o no... en fin.

Desde luego que hay que revisarlo. El sistema actual favorece a los más grandes y al voto concentrado por regiones. A uno le gustaría ver la diversidad de colores que se ve en otros países.

Para el resto de argumentación, me quedo con la de duarte.