domingo, junio 17, 2007

El Banco de España pide otra reforma laboral

El Banco de España pide otra reforma laboral
El Banco de España quiere que el Gobierno acelere el Programa Nacional de Reformas, dotando de más competencia a sectores 'clave' como el energético, las telecomunicaciones y el ferrocarril, haciendo uso de más privatizaciones si cabe. El gobernador desea otra reforma laboral donde se flexibilicen los costes de despido y el sistema de negociación colectiva y cree que la reforma de las pensiones fue poco ambiciosa.
Comentarios de la galería de horrores que se nos avecina:
  • Más privatizaciones: ¿has visto cómo va Correos o Renfe desde que se privatizaron? A mi las cartas me tardan 5 días de Granada a Córdoba ¿Has visto que el telediario de la 2 es lo mismo que el de TVE1 solo que con vídeos de youtube?
  • Más facilidad de despido, ¿se puede ir más lejos aún? Despidos Atento, Despidos supermercados Dani, etc.
  • Sistema de negociación colectiva: hablemos de el no convenio de los trabajadores de informática.
Lo peor es el cinismo de las palabras comunes en este tipo de gente: competencia por horas extras no pagadas, flexibilidad por facilidad, regulación por despidos... desde luego está asegurado que seguiremos siendo el país que más crece de Europa, siempre que cientos de miles de trabajadores sigan echando las horas de 1,5 trabajadores y cobrando lo de uno solo.

3 comentarios:

José María Calderer dijo...

Me hace gracia cuando la gente se queja de que hay despidos etc, etc.
Vamos a ver, contrato indefinido no significa de por vida las empresas deben de ser lo mas rentables posible y si eso significa despedir a gente es su deber despedirla porque si no seis meses más tarde llegará otra empresa con menos costes que podrá ofrecer un servicio más barato y la otra se irá a la quiebra.

Sobre las privatizaciones, me da igual como funcionen esas empresas, si lo hacen suficientemente mal darán lugar a que aparezcan otras empresas que lo hagan mejor si esto no se produce no es por culpa del liberalismo sino todo lo contrario, además ahora mis impuestos van en menor medida a pagar los enormes deficits que mantenían estas empresas como todo lo público.

¿Que tienen que ver TVE?, eso es totalmente publico

Una mayor facilidad de despido conlleva con sigo una mayor facilidad para encontrar un trabajo indefinido debido a que al empresario le da menos miedo la pasta que deberá pagar cuando por unas razones u otras deba echarte

Si echas horas extras y no te las pagan simplemente ve al sindicato más cercano asesórate de las pruebas que necesitas y pon una denuncia, te llevarás una indemnización muy buena.

A ver si se quita ya el tópico del empresario malvado, la mayoría no lo son, y si lo son nada más que te acerques al juzgado de guardia si de verdad llevas razón te será muy rentable

Javi dijo...

@¿Que tienen que ver TVE?, eso es totalmente publico

Ha habido una "regulación" que ha dejado a la plantilla a la mitad. Una consecuencia es esta del telediario de La2.

@Si echas horas extras y no te las pagan simplemente ve al sindicato más cercano asesórate de las pruebas que necesitas y pon una denuncia, te llevarás una indemnización muy buena.

A lo más que se arriesga el que no paga las horas, extras o no, es a pagarlas tarde o temprano. A lo más que se arriesga el empleado es a perder el empleo.

Si cualquiera se retrasa uno o más meses en el pago de la hipoteca se arriesga a perder su casa.

Piensa para quiénes se diseñan las leyes.

Pregunta a amigos que tengas en el extranjero trabajando sobre la hora de salida del trabajo, trato de la empresa, formación a cargo de la empresa, valoración de los estudios... de esto es de lo que me quejo, ¿hacer lo contrario que se hace en varios países europeos es ser competitivo? Dejar escapar a los mejores al norte o EEUU no.

Duarte dijo...

Enhorabuena por este post, Javi. Lo encuentro con un año de distancia y confieso que he reprimido durante toda la tarde la intención de polemizar con el comentario de josémaríacalderer. No tengo tiempo de darle forma a mi intervención, así que disculpe el lector si me reitero y no cito fuentes como es mi costumbre. Grosso modo:

1. Diga lo que diga el liberalismo teórico, el capitalismo jamás ha funcionado con el binomio mayor competencia/mejores servicios porque la tendencia histórica es hacia la concentración/acumulación de capital. La competencia entre empresas se resuelve presionando a los trabajadores para que produzcan más (empeorando sus condiciones: salario, horario, intensidad, rotación) y no en un idílico campo de teletubbies felices donde la empresa que mejores prestaciones ofrece prevalece humilde y sinceramente sobre la peor, creando un mágico mundo de servicios para todos. El exceso de liberalismo ha significado históricamente exceso de explotación para peores servicios en mercados hegemonizados por las corporaciones que absorben o eliminan a sus competidores. Y no hay legislación capaz de parar eso en un mercado global.

2. El mercado puro no existe, así que ya está bien de lloriquear por un modelo ideal. El mercado se conformó a partir del nacimiento del Estado-nación, su ejército adscrito, su red de comunicaciones y su administración centralizada. Sin él no hay acumulación originaria de capital, ni expansión de mercados (v. ocupación militar de Iraq). El liberalismo económico, como doctrina, creó un mito que lleva desmontado con precisión ciento cincuenta años: el mito de que el capital y el Estado son elementos químicamente irreconciliables. Todo lo contrario. Es el problema de no leer a los autores clásicos. Una muestra concreta de cómo el Estado tal y como lo hemos conocido opera con este sesgo clasista es la noticia que nos ofrece ahora Javi: http://la-isla-de-las-flores.blogspot.com/2008/06/sus-rdenes-mi-capital.html

3. Javi no ha reproducido el mito esencialista del “empresario malvado”, no hay juicios de valor en su análisis, su análisis tiene rigor. ¿De dónde se ha sacado usted eso, josémaríacalderer? El mercado tiene sus leyes y su primera ley es que hay que producir más para mayores beneficios. Ahí nace la explotación y es inherente al sistema: no es una “actitud”, ni una cuestión de voluntad personal. Es una estructura/relación entre capital y trabajo. Y la experiencia resultante es la guerra social por la propiedad en la que todo vale. Los explotadores, como los asesinos, no nacen: se hacen. El mercado les obliga a serlo si quieren sobrevivir. Y nosotros igualmente nos vemos obligados a seguir trabajando para ellos no por afán sadomaso, sino porque también queremos sobrevivir y otras cosas, como una casa más grande o un televisor de pantalla plana. La pregunta es porqué no rompemos de una vez esta relación de violencia por un nuevo tipo de relación social que no mercantilice a la humanidad.

4. Lo de la facilidad de despido = facilidad de recolocación es una subnormalidad que no se compadece con ningún criterio de realidad, amén de que nuestro amigo josémaríacalderer no explica ni cómo ni dónde se produce esa recolocación. Pues yo lo explico: facilidad de despedido = mayor precariedad de las condiciones de vida. Sin duda este binomio sólo puede ser festejado por un individuo solitario y atomizado que no le importa que le echen del curro a una semana de pagar el alquiler o la hipoteca y que no tiene familia ni amigos, ni raíces de ninguna clase, luego no le importa desplazarse a la Conchinchina si hiciera falta: la imagen del yuppie competidor de los noventa que traga con todo por su dosis de éxito. Lógicamente, terminaban llenando sus vacíos existenciales con cualquier clase de adicción química o social. Hoy tenemos televisión, internet y toda una “gama” de mercancías que llenan estos vacíos para que aceptemos mejor nuestras nuevas condiciones en mercados de trabajo flexibles. Patrocinadas por “EstadodeEspaña” (trade mark).

5. Dice josémaríacalderer: “Si echas horas extras y no te las pagan simplemente ve al sindicato más cercano asesórate de las pruebas que necesitas y pon una denuncia, te llevarás una indemnización muy buena”. Una afirmación que no puede sostener alguien que haya trabajado alguna vez en su puta vida. Y es que pasan varias cosas. La primera, que uno no protesta porque no quiere perder el trabajo en condiciones de mercado laboral flexible; la segunda, que reunir pruebas es muy difícil (¿qué compañero va a arriesgarse a verse sometido a las presiones de la empresa por atestiguar en un juicio?); la tercera, que los costes monetarios (pérdida de salario) y vitales que supone un pulso entre la empresa y un individuo son enormes y el individuo tiene todas las de perder; la cuarta, que una indemnización no te solventa la vida, no da para comer mañana ni para pagar una hipoteca ni el carro de la compra ni nada de nada; la quinta, que si todos recurriéramos a “los sindicatos” como si fueran una empresa de servicios y asesoramiento jurídico del Estado (prácticamente se han convertido en esto) se saturarían.

Supongo que como solución a esa saturación el amigo josémaríacalderer no tendría problemas en pedir la estatalización jurídica de los sindicatos o, ya puestos, su privatización para ampliar sus prestaciones: imaginemos una multinacional de la asesoría laboral. Ya lo estoy viendo: el 14% de las acciones pertenecerían a Endesa, el 20 a Telefónica, etc... El pacto social sería mucho más rápido y los sindicatos mediarían mucho mejor en el conflicto laboral. Los trabajadores tendríamos nuestra sección sindical al lado del mcdonald's, en el centro comercial de la esquina, nuevo núcleo vital de nuestras relaciones locales. Otra vez la arcadia feliz de los teletubbies capitalistas. Lo lamentable es que no hay que privatizar los sindicatos, ni estatalizarlos, para que ya se comporten de esta manera.

6. Es curioso cómo el conservadurismo político más rancio se toca con el liberalismo económico más duro. Lo digo por ese otro lamentable comentario proclerical del amigo josémaríacalderer aquí: http://la-isla-de-las-flores.blogspot.com/2007/10/educacin-para-la-ciudadana-no-s.html

Un saludo.